Wednesday, January 22, 2014

Atletes, baixin de l'escenari, traducción al castellano

Mis chicos no la han puesto aún y hay muchas traducciones en la red, pero yo la he hecho con cariño, he usado algunas palabras antiguas que se parecen a las que ellos usan en catalán, y también he intentado no usar falsos amigos, cosas normales en las traducciones ad hoc.
Hay que decir que las únicas traducciones que ellos han proporcionado son las del segundo disco, y yo estoy trabajando en la traducción de las del primero, aunque también las hay por la red.
Ya habrá otra entrega.

1. AI, YOKO
No haurà estat senzill venir fins aquí
–és espantós com la gent parla–
tot i que, de lluny, sempre m’has semblat
prou forta per no amargar-te.
Jo et reconec que em van convèncer amb facilitat.
No ho vaig pensar, però ara confio que em comprendràs.
I és que des de mon pare al que deien de tu a la televisió,
entre la teva veu tan prima i el teu tambor;
des de la teva cara estranya, com d’aparició,
fins als barrets tan arriscats i Def Con Dos...
Però avui he entès que us estimàveu
com molts no haurem estimat mai.
Però avui he entès que us estimàveu. 
Per molt que ho intenti hi ha coses que no puc canviar. 
Per molt que m’hi esforci he anat predicant tantes barbaritats.
I és que si, en general, tots els canvis ja em posen tan nerviós,
entre cançons plenes de xiscles i el teu maleït tambor
i entre la teva cara rara que de nen em feia por 
era tan fàcil que et donéssim la culpa de tot...
Però avui he entès que us estimàveu
com molts no haurem estimat mai.
Però avui he entès que us estimàveu.
I t’ho explico, així, covard, aprofitant que ell no ens sent
que davant d’aquell gran home, ho reconec ara mateix, 
ja veuríem qui seria el guapo que et cantés,
ja veuríem qui seria el guapo que et cantés!

1. AY, YOKO
No habrá sido fácil legar hasta aquí

–es espantoso cómo habla la gente–

aunque desde lejos siempre me has parecido

bastante fuerte para no amargarte.
Admitiré que me convencieron con facilidad.
No lo pensé, pero ahora confío en que me comprenderás.
Y es que desde mi padre a lo que decían de ti en televisión,
entre tu voz tan fina y tu tambor;
desde tu cara extraña, como de aparición,
hasta los sombreros tan atrevidos y Def Con Dos...
Pero hoy he entendido que os amabais
como muchos no habremos amado jamás.
Pero hoy he entendido que os amabais. 
Por mucho que lo intente hay cosas que no puedo cambiar. 
Por mucho que me esfuerce he ido predicando tanta barbaridad.
Y es que si, en general, todos los cambios ya me ponen tan nervioso,
entre canciones llenas de gritos y tu maldito tambor
y entre esa cara rara que de niño me daba miedo 
era tan fácil que te echásemos la culpa de todo...
Pero hoy he comprendido que os amabais
como muchos habremos amado jamás.
Pero hoy he entendido que os amabais.
Y te lo cuento así, cobarde, aprovechando que él no nos oye
porque delante de aquel gran hombre, lo reconozco ahora mismo, 
ya veríamos quién sería el guapo que te cantase,
¡ya veríamos quién sería el guapo que te cantase!



2. VÉS BRUIXOT!
El pescador al principi s’ha espantat
veient-lo xop, sortint del mar,
pujant directe a la ciutat.
Després ho ha entès i crida: 
“Vés bruixot! Vés bruixot!”.
Fent la patrulla els dos municipals
s’exciten en veure’l creuar
com un coet el carrer gran
i des del cotxe animen:
“Va bruixot! Va bruixot!”.
El gran patriarca arramba al seu costat 
les ballarines de nou anys
quan topen amb un senyor estrany:
“Saludeu nenes, vinga,
vés bruixot! Go bruixot!”. 
Bruixot de mons llunyans,
ens tens a tots a les teves mans.
Tornava a casa, jove i avorrit,
llegint l’horòscop de l’abril
i alçant els ulls de cop l’he vist. 
“Si ets tu, sisplau, avança,
vés bruixot! Vés bruixot!”.
Els dos amants adúlters abraçats
planegen un viatge llarg
i obren les boques desitjant
“pel que més vulguis, fes-ho,
va bruixot! Va bruixot!”.
La dolça Adela es pinta de carmí, 
que té un sopar amb un home trist,
quan no sap molt per què somriu,
mira el mirall i pensa:
“Va bruixot! Vés bruixot!”.
El nen prodigi es frega els ulls quan veu
surar a la cúpula del cel
la llum brillant d’un nou estel;
surt al balcó i sospira:
“Go bruixot! Go bruixot!”.
I tot s’atura un moment
quan el bruixot dissol en el vent
unes paraules que ho arreglen tot.


2. ¡VA, BRUJO!

El pescador al principio se ha asustado

al verlo salir del mar, empapado,

subiendo directo a la ciudad.
Después lo ha entendido y grita: 
“¡Ve, brujo!” ¡Ve, brujo!”.
Al hacer la patrulla los dos municipales
se excitan al verlo cruzar
como una bala la calle principal
y desde el coche lo animan:
“¡Va, brujo! ¡Va, brujo!”.
El gran patriarca arrima a su lado 
a las bailarinas de nueve años
cuando se topan  con un señor extraño:
“Saludad, nenas, venga,
¡vamos, brujo! ¡Go, brujo!” 
Brujo de mundos lejanos,
nos tienes a todos en tus manos.
Volvía a casa, joven y aburrido,
leyendo el horóscopo de abril
y al levantar los ojos de repente lo he visto. 
“Si eres tú, por favor, avanza,
¡anda, brujo! ¡Venga, brujo!”.
Los dos amantes adúlteros abrazados
planean un viaje muy largo
y abren las bocas deseando
“por lo que más quieras, hazlo,
¡vamos, brujo! ¡Va, brujo!”


La dulce Adela se pinta de carmín, 

que tiene una cena con un hombre triste,

cuando no sabe muy bien por qué sonríe,
mira al espejo y piensa:
“¡Va, brujo! ¡Venga, brujo!”.
El niño prodigio se frota los ojos al ver
flotar en la cúpula del cielo
la luz brillante de una nueva estrella;
sale al balcón y suspira:
“¡Go, brujo! ¡Go, brujo!”
Y todo se detiene un momento
cuando el brujo disuelve en el viento
unas palabras que lo arreglan todo.



3. JA ERA FORT
Llavors ja era fort i no perdia mai la calma
i em divertia tot i havia après a saludar-te
content i exhibint la més radiant de les rialles,
tocant-te com els forts, els éssers als que és impossible ferir.
No ploris, nen, que no sabré què dir. No ploris, nen, que ets més bonic quan rius.
Llavors ja era fort i dominava les paraules
i construïa mons perfectes on no m’importava
ni amb qui has dormit avui, ni què faràs demà a la tarda,
ni penso algunes nits que ets massa semblant a qui busco per a mi.
Qui gosarà sentir que el protegeix la conca d’unes mans mortes de fred?
I el dia va arribar, aquell que amb força ja esperava
—els que han vingut avui, demà també podran anar-se’n.
No em va caler ni un plor, ni encendre ciris a cap àngel.
Llavors ja era fort, i un fort no t’havia de perseguir.
O és que vostè no està d’acord amb mi? Qui vol un conte trist per ‘nar a dormir?


3. YA ERA FUERTE


Entonces ya era fuerte y no perdía jamás la calma

y me divertía todo y había aprendido a saludarte

contento y mostrando la más radiante de las risas,
tocándote como los fuertes, los seres a quienes es imposible herir.
No llores, niño, que no sabré qué decir. No llores, nene, que estás más bonito cuando te ríes.
Entonces ya era fuerte y dominaba las palabras
y construía mundos perfectos donde no me importaba
ni con quién has dormido hoy, ni qué harás mañana por la tarde,
ni pienso algunas noches que te pareces demasiado a quien busco para mí.
¿Quién se atreverá a sentir que lo protege la cuenca de una manos muertas de frío?
Y el día al fin llegó, aquel que con fuerza ya esperaba
—los que han venido hoy, también podrán irse mañana.
No me hizo falta ni un llanto, ni encender velas a ningún ángel.
Entonces ya era fuerte, y un fuerte no debía perseguirte.
¿O es que no está usted de acuerdo conmigo? ¿Quién quiere un cuento triste para ir a dormir?



4. BANDA DE ROCK
Què se n’ha fet d’aquella banda de rock? Saps quina dic?
Els han posat aquest matí. 
Creus que els faria gràcia saber que, amb tant de temps, 
des de tan lluny pensem en ells?
Què va passar-li a aquella banda de rock? Potser una nit 
van fer un concert final molt trist?
O van mirar-se després d’un assaig lent i infernal 
i ho van saber, i ho van notar? 
Creus que hi ha dies que els ballen pel cap melodies rabioses per ser una cançó
i si ets a prop els sents xiular,
i gairebé res ha canviat,
només que ara, ja no les fan?
Es trucarà aquella banda de rock? Seran amics? 
S’agradaran en els seus discs?
Creus que a vegades es treuen els acords d’aquells grans hits
i els van cantant pel passadís?
Sospitarà aquella banda de rock la força amb què nota a nota els cantàvem a crits? 
Sabran que almenys per a tu i per a mi
durant un temps van fer que tot
fos una mica més divertit?
Què se n’ha fet d’aquella banda de rock? Què ha transcendit? 
Els han posat aquest matí.



4. BANDA DE ROCK


¿Qué se hizo de aquella banda de rock? ¿Sabes cuál te digo?

Los han puesto esta mañana. 

¿Crees que les haría gracia saber que, después de tanto tiempo, 
desde tan lejos, pensamos en ellos?
¿Qué le paso a aquella banda de rock? ¿Quizá una noche 
dieron un concierto final muy triste?
¿O se miraron después de un ensayo lento e infernal 
y lo supieron, y lo notaron? 
¿Crees que hay días en que les rondan por la cabeza melodías rabiando por ser canción
y si estás cerca los oyes silbar,
y casi nada ha cambiado,
solo que ahora ya no las hacen?
¿Se llamarán los de aquella banda de rock? ¿Serán amigos? 
¿Se gustarán en sus discos?
¿Crees que a veces sacan los acordes de aquellos grandes éxitos
y los van cantando por el pasillo?
¿Sospechará aquella banda de rock la fuerza con que nota a nota los cantábamos a gritos? 
¿Sabrán que al menos para ti y para mí
durante un tiempo hicieron que todo
fuera un poco más divertido?
¿Qué se hizo de aquella banda de rock? ¿Qué ha trascendido? 
Los han puesto esta mañana.



5. DEIXAR-TE UN DIA
Ja declinava el vespre que tu deus haver oblidat,
caminàvem rumb a casa, el sol s’amagava entre terrats.
La teva veu sonava lluny com el xiulet de trens perduts, 
com la remor d’un riu nascut en cims nevats, muntanya amunt.
I aquella idea il•legal m’anava inundant el cap;
m’hauràs de disculpar, amor meu, que vaig pensar deixar-te un dia, abandonar-te a la teva sort.
Només esperava, en silenci, que es presentés el moment de fer-ho volar tot pels aires fent veure que era un accident.
Diria unes paraules greus mirant a l’infinit, 
les sentia dins la boca tenses, preparades per sortir.
Venien frases solemnes que ens matarien com a un poltre coix,
venia arrossegar el cos mort del nostre amor fins a un racó discret 
per amagar-lo entre les flors.
Oh savis que aneu predicant pels carrers 
que l'amor es transforma amb els anys.
Veniu urgentment a explicar-nos si es transforma tant, 
si es transforma tant, 
si es transforma tant, 
si es transforma tant! 
Ja s’intuïa a l’horitzó la costa verge d’un nou món,
ja em desplaçava més lleuger, alliberat del pes del teu amor.
Ja se sentia algú rient, l’escalfor d’una altra gent,
un altre cos, una altra veu capaç de fer-me més content.
Ja m’allunyava caminant mirant els ulls als vianants.
Sabeu el meu futur? Avui li he disparat amb munició de plata 
apuntant directe al cor.
En aturar-nos per creuar vas agafar-me la mà. 
Vaig tornar una bola rasa a un nen que jugava en un portal.
No ho expliquis a ta mare, que m’escopirà el proper Nadal.

5. DEJARTE UN DÍA
Ya declinaba la tarde que tú debes de haber olvidado,

caminábamos rumbo a casa, el sol se escondía entre las azoteas.

Tu voz sonaba lejos, como el silbido de trenes perdidos, 

como el rumor de un río nacido en cimas nevadas, en lo alto de la montaña.
Y aquella idea ilegal me iba inundando la cabeza;
tendrás que disculparme, amor mío, que pensé en dejarte un día, abandonarte a tu suerte.
Solo esperaba, en silencio, que se presentara la ocasión de hacerlo estallar todo por los aires, fingiendo que se trataba de un accidente.
Diría unas palabras serias mirando al infinito, 
las sentía dentro de la boca, tensas, listas para salir.
Venían frases solemnes que nos matarían como a un potro cojo,
venían a arrastrar el cuerpo muerto de nuestro amor hasta un rincón discreto 
para esconderlo entre las flores.
Oh sabios que vais predicando por las calles 
que el amor se transforma con los años.
¡Venid urgentemente a explicarnos si se transforma tanto, 
si se transforma tanto, 
si se transforma tanto, 
si se transforma tanto! 
Ya se intuía en el horizonte la costa virgen de un nuevo mundo,
ya me desplazaba más ligero, liberado del peso de tu amor.
Ya se oía a alguien que reía, el calor de otra gente,
otro cuerpo, otra voz capaz de tenerme más contento.
Ya me alejaba caminando mirando a los ojos a los viandantes.
¿Sabéis mi futuro? Hoy le he disparado con munición de plata 
apuntando directo al corazón.
Al pararnos a cruzar, me has cogido de la mano. 
Devolví una pelota rasa a un niño que jugaba en un portal.
No se lo cuentes a tu madre, que me escupirá la próxima Navidad.


6. MORT D'UN HEROI ROMÀNTIC
Un cosí de ma mare tenia un bufet pròsper a la ciutat.
Fa molts anys van enviar-m’hi com a jove passant d’advocat.
Vaig trobar una cambra senzilla —una taula, un llit, un mirall.
Hi arribava que era nit tancada, que en alguna taverna del centre s’havia fet tard.
Al replà, la senyora Manresa passava les hores cosint
però aquell dia semblava alterada, va apropar-se, nerviosa, i va dir:
“Disculpi, no sap com odio venir a demanar-li favors,
l’inquilí del tercer aquest migdia estava com boig i ara pico i no respon”.
A la llum d’un immens canelobre, vaig obrir-me pas en la foscor.
Avançant entre ombres de mobles, repassava les habitacions.
Vaig sentir uns gossos que somicaven, vaig seguir la pista dels plors
i, senyors, com sabran vaig trobar-me un gran heroi romàntic mort al menjador.
I tenia una nota ridícula arrugada entre les mans
plena de dits que jugaven amb trenes, de postes de sol i donzelles a lloms de cavalls.
Poc després l’inspector s’apuntava el contacte d’un familiar,
un germà que vivia a la costa amb qui celebraven els sants.
Van tancar-li els dos ulls amb tendresa, van tapar-lo amb un llençol blanc.
En silenci tothom glopejava el te verd que havia escalfat la mestra del quart.
Un mossèn va pregar un Pare Nostre amb un fil de veu mort de son.
Al costat, vam reunir-nos els homes per mirar de treure el cos.
I estirant d’uns turmells sense vida vaig sortir d’aquell menjador.
La senyora Manresa patia “per l’amor de Déu, vigilin amb els cops”.
Al carrer la carrossa esperava, el cotxer es distreia observant
uns soldats de permís que cantaven sota la llum dels fanals.
Vam comptar fins a tres per fer força per pujar el cadàver a dalt.
Un vent fred va gelar l’aire, un fuet petant amb mandra va fer arrencar els cavalls. 
I seguia amb la nota ridícula arrugada entre les mans 
plena de crits en el buit, de desigs violents, de tempestes que enterren vaixells dins el mar.
Plena de dones rient, d’ulls sanguinolents, de bellesa que no deixa espai per pensar.
Plena de muses ferides per sempre per claus rovellats en cançons de poetes vulgars. 
Plena de salts infinits on t’esperen immòbils, per si vols passar-hi, uns gimnastes de glaç.
Plena de bèsties bavoses a punt d’enfrontar-se en combat desigual amb els presos cristians.
Plena de nens espantats que miren si arriben els pares sota la pluja constant.
Plena de joves erectes que arramben pubilles guarnides pel ball del diumenge de rams.
Plena de braços que s’alcen i paren un taxi sortint de sopars amb amics que se’n van.
Plena de creu-me, ho intento, però a estones sospito, morena, que això no s’aturarà mai.



6. MUERTE DE UN HÉROE ROMÁNTICO


Un primo de mi madre tenía un bufete próspero en la ciudad.

Hace muchos años me enviaron como joven pasante de abogado.

Encontré un cuarto sencillo —una mesa, una cama, un espejo.
Llevaba ya que era noche cerrada, que en alguna taberna del centro se me había hecho tarde.
En el rellano, la señora Manresa pasaba las horas cosiendo
pero aquel día parecía alterada, se acercó, nerviosa, y me dijo:
“Disculpe, no sabe cómo odio venir a pedirle favores,
el inquilino del tercero este mediodía estaba como loco y ahora llamo y no responde”.
A la luz de un inmenso candelabro, me abrí paso en la oscuridad.
Avanzando entre sombras de muebles, repasaba las habitaciones.
Oí unos perros que gemían, seguí la pista de los llantos
y, señores, como sabrán me encontré a un gran héroe romántico muerto en el comedor.
Y tenía una nota ridícula arrugada entre las manos
llena de dedos que jugaban con trenzas, de puestas de sol y doncellas a lomos de caballos.
Poco después el inspector apuntaba el contacto de un familiar,
un hermano que vivía en la costa, con quien celebraba los santos.
Le cerraron los dos ojos con ternura, lo taparon con una sábana blanca.
En silencio todos tomaban sorbitos del té verde que había calentado la maestra del cuarto.
Un cura rezó un Padre Nuestro con un hilo de voz muerto de sueño.
Al lado, los hombres nos reunimos para intentar sacar el cuerpo.
Y, tirando de unos tobillos sin vida, salí de aquel comedor.
La señora Manresa sufría, “por el amor de Dios, cuidado con los golpes”.
En la calle la carroza esperaba, el cochero se distraía observando
unos soldados de permiso que cantaban bajo la luz de las farolas.
Contamos hasta tres para hacer fuerza para subir el cadáver arriba.
Un viento frío heló el aire, un látigo que chascaba perezoso hizo arrancar a los caballos. 
Y seguía con la nota ridícula arrugada entre las manos 
llena de gritos en el vacío, de deseos violentos, de tempestades que entierran barcos en el mar.
Llena de mujeres que ríen, de ojos sanguinolentos, de belleza que no deja espacio para pensar.
Llena de musas heridas para siempre por clavos oxidados en canciones de poetas vulgares. 
Llena de saltos infinitos donde te esperan inmóviles, por si quieres pasar, unos gimnastas de hielo.
Llena de bestias babosas a punto de enfrentarse en combate desigual con los presos cristianos.
Llena de niños asustados que miran si llegan los padres bajo la lluvia constante.
Llena de jóvenes erectos que se arriman a las mozas engalanadas para el baile del domingo de ramos.
Llena de brazos que se alzan y paran un taxi al salir de cenas con amigos que se van.
Llena de créeme, lo intento, pero a ratos sospecho, morena, que esto no se detendrá nunca.


7. IMAGINA'T UN NEN
Imagina’t un nen que juga a pilota amb el pare fent de porter.
És diumenge al matí, són a un pati d’escola i no hi ha ningú al carrer. 
I de lluny, des del cel, ells no ho veuen, però hi ha alguna cosa que es mou.
Només se senten les bromes del pare i rialles del nen que fa gol. 
I una ombra els tapa el sol lentament i del cel baixa un còndor gegant
i envolta amb les urpes l’espatlla del nen i se l’emporta volant.



7. IMAGÍNATE UN NIÑO


Imagínate un niño que juega a pelota con el padre que de portero.

Es domingo por la mañana, están en el patio de una escuela y no hay nadie por la calle. 

Y a lo lejos, desde el cielo, ellos no lo ven, pero hay algo que se mueve.
Solo se oyen las bromas del padre y las risas del niño que marca gol. 
Y una sombra les tapa el sol lentamente y del cielo baja un cóndor gigante
y rodea con sus garras los hombros del niño y se lo lleva volando.



8. TERESA RAMPELL
El gos devia bordar quan has sortit, Teresa Rampell.
No ho admetràs, però et veus en el mirall de l’ascensor i et trobes guapa.
Uns amics fan sonar el clàxon des de l’altra banda del carrer.
Mmmm, so d’un motor accelerant sobre el Pont de Vallcarca.
Que soni un rock’n’roll, que baixin les persianes tots els comerciants,
que hi hagi una conversa tonta sota una lluna clara.
El barri dorm tranquil aliè a que hagi arribat el dia gran.
Mmmm, la cara de la Teresa s’il•lumina quan un cotxe ve de cara.
Uns macarres us saluden al semàfor i somrius
i, mentre arrenquen, el més xulo, abans que se’l mengi la nit,
et mira als ulls i juraries que diu que ve l’Amor, que ve l’Amor,
que ve l’Amor ressonant com un exèrcit de timbals!
L’Amor ja es va propagant com un incendi forestal!
Teresa Rampell, avui l’Amor, per fi, retorna a la ciutat!
Camina decidida entre billars, Teresa Rampell,
detecta els forasters mentre t’apropes a la vostra taula.
Desplaça tot el teu talent, conscient de cadascun dels moviments.
Mmmm, és el ball del teus malucs, el balanceig de les arracades.
I ja no importen tant i semblen lluny tots els desastres que hagis fet
i passa un enemic i feu les paus amb un brindis de cubates
i, mentre et cantem, milers d’homes al món amb gavardina, de passeig,
mmmm, somien en trobar una dona amb la teva cara.
A les teles interrompen uns minuts els videoclips
i ara hi surt un periodista estressat pels teletips
i no hi ha volum, però juraries que diu que ve l’Amor, que ve l’Amor,
que ve l’Amor ressonant com un incendi de timbals!
L’Amor ja es va propagant com un virus tropical!
Teresa Rampell, avui l’Amor, per fi, retorna a la ciutat!
L’Amor retorna, Teresa, i ja diries que el comences a notar,
és a les mans de la gent, és als joves quan ballen.
I reconeixes una força antiga i sense discussió t’hi entregaràs
i furgaràs els seus racons per revelar el poder que s’hi amaga. 
L’Amor retorna, Teresa, i ja diries que el comences a notar
i ets un nàufrag que ha decidit tastar l’aigua salada,
i ets un nàufrag que ha decidit tastar l’aigua salada,
i ets un nàufrag que ha decidit tastar l’aigua salada.



8. TERESA RAMPELL


El perro debió de ladrar cuando has salido, Teresa Rampell.

No lo admitirás, pero te ves en el espejo del ascensor y te encuentras guapa.

Unos amigos tocan el claxon desde el otro lado de la calle.
Mmmm, sonido de un motor acelerando sobre el Puente de Vallcarca.
Que suene un rock’n’roll, que bajen las persianas todos los comerciantes,
que haya una conversación tonta bajo una luna clara.
El barrio duerme tranquilo, ajeno a que haya llegado el gran día.
Mmmm, la cara de Teresa se ilumina cuando un coche viene de cara.
Unos macarras os saludan en el semáforo y sonríes
y, mientras arrancan, el más chulo, antes de que se lo coma la noche,
te mira a los ojos y jurarías que dice ¡que viene el Amor, que viene el Amor,
que viene el Amor resonando como un ejército de timbales!
¡El Amor ya se va propagando como un incendio forestal!
¡Teresa Rampell, hoy el Amor, por fin, retorna a la ciudad!
Camina decidida entre billares, Teresa Rampell,
detecta a los forasteros mientras te acercas a vuestra mesa.
Desplaza todo tu talento, consciente de cada uno de los movimientos.
Mmmm, es el baile de tus caderas el balanceo de tus pendientes.
Y ya no importan tanto y parecen lejanos todos los desastres que hayas armado
y pasa un enemigo y hacéis las paces con un brindis de cubatas
y, mientras te cantamos, miles de hombres en el mundo con gabardina, de paseo,
mmmm, sueñan con encontrar una mujer con tu cara.
En las teles interrumpen unos minutos los videoclips
y ahora sale un periodista estresado por los teletipos
y no hay volumen, pero jurarías que dice ¡que viene el Amor, que viene el Amor,
que viene el Amor resonando como un incendio de timbales!
¡El Amor ya se va propagando como un virus tropical!
¡Teresa Rampell, hoy el Amor, por fin, retorna a la ciudad!
El Amor retorna, Teresa, y ya dirías que lo empiezas a notar,
está en las manos de la gente, está en los jóvenes cuando bailan.
Y reconoces una fuerza antigua y sin discusión te entregarás
y hurgarás en sus rincones para revelar el poder que se esconde. 
El Amor retorna, Teresa, y ya dirías que lo empiezas a notar
y eres un náufrago que ha decidido probar el agua salada,
y eres un náufrago que ha decidido probar el agua salada,
y eres un náufrago que ha decidido probar el agua salada.



9. A VEURE QUÈ EN FEM
I ara preguntes exactament què està passant 
–tu, que ho tenies tot tan lligat–
i dissimules, però crec que ho vas enganxant,
per més que cridis, no respondran.
Els monstres de la teva infantesa trista, 
el cos de professors que et va agafar mania,
no els miràvem i se’n van anar 
i això, en silenci, s’anava fent gran.
Tampoc hi estic molt familiaritzat, 
però em temo que és una oportunitat.
I ara comences a entendre els pobres desgraciats 
que des d’un taxi van treure el cap 
cridant: “Prepara’t, que al final et tocarà 
aprendre a viure i a no culpar
a la verola borda i a la tos ferina,
al papa i a la mama i als crims del nazisme”.
I ¿què hi farem si ens vam despistar 
i això avançava infectant-nos la sang?
Prova somriure davant del mirall, 
que ara tenim una oportunitat.
Vam llevar-nos emprenyats per un soroll, 
maleint alguna festa d’estudiants tronada,
quan vam veure un feix de llum, una claror,
avançant entre els llençols, fregant les cames. 
Vam notar que tremolava la porta del balcó
(abans d’obrir vas comprovar el nus de la bata)
al carrer, entre un immens núvol de pols
fugien en desbandada animal
les cançons que no avisaven que mentien,
les frases serioses que ja feien riure, 
i van deixar-nos aquesta veritat
que em sap molt greu, però per sempre sabràs:
pots agafar-la o deixar-la passar
però ara tenim una oportunitat.
Tenim una oportunitat. 
Ha, ha, ha! A veure què en fem.


9. A VER QUÉ HACEMOS


Y ahora preguntas exactamente qué está pasando 

–tú, que lo tenías todo tan bien atado–

y disimulas, pero creo que lo vas pillando,
por mucho que grites, no responderán.
Los monstruos de tu infancia triste, 
el cuerpo de profesores que te cogió manía,
no los mirábamos y se marcharon 
y eso, en silencio, se iba haciendo grande.
Tampoco estoy muy familiarizado, 
pero me temo que es una oportunidad.
Y ahora comienzas a entender a los pobres desgraciados 
que desde un taxi sacaban la cabeza 
y gritaban: “Prepárate, que al final te tocará 
aprender a vivir y a no culpar
a la varicela y a la tos ferina,
al papá y a la mamá y a los crímenes del nazismo”.
Y ¿qué le vamos a hacer si nos despistamos 
y aquello avanzaba infectándonos la sangre?
Intenta sonreír delante del espejo, 
que ahora tenemos una oportunidad.
Nos levantamos molestos por unos ruidos, 
maldiciendo alguna fiesta de estudiantes alocada,
cuando vimos un haz de luz, una claridad,
avanzando entre las sábanas, rozándonos las piernas. 
Notamos que temblaba la puerta del balcón
(antes de abrir te comprobaste el nudo de la bata)
en la calle, entre una inmensa nube  de polvo
huían en desbandada animal
las canciones que no avisaban de que mentían,
las frases serias que ya hacían reír, 
y nos dejaron esta verdad
que, lo siento mucho, pero por siempre sabrás:
puedes agarrarla o dejarla pasar
pero ahora tenemos una oportunidad.
Tenemos una oportunidad. 
¡Ja, ja, ja! A ver qué hacemos.



10. DESAPAREIXÍEM LENTAMENT
Vaig entrar a la festa, l’amfitrió em va presentar els convidats.
Vaig cridar “he vingut a començar de zero”, vaig acomodar-me en un sofà.
Des de la finestra es veia el parc on s’avorrien uns adolescents.
Vaig pensar ¿on dorm?, ¿què veurà quan es llevi? Mentre desapareixíem lentament.
Vaig comprar-me un saldo de trompeta, assajàvem cada nit.
Estava bé tocar, però preferia barallar-me amb els veïns.
Ahhh, mireu, un E Major volant, escapant-se per damunt del celobert.
Vaig escriure-li alguna cançó, ¿i què? Mentre desapareixíem lentament.
Vaig pujar a un arbre amb l’ambició de veure el Llobregat.
Les branques eren guerxes i del pes se’n van tombí, tombar.
Les noies joves de la vila se’m van quedar mirant de lluny, rient.
Ahhh, la vida podia ser difícil mentre desapareixíem lentament.
Vaig trobar una dona, vam llogar un apartament prop de Gavà.
Què vam ser ella i jo tot aquell temps em temo que no us ho sabré explicar.
Mai vaig dir-li en què pensava l’hemisferi més cabró del meu cervell.
Una brisa fresca a la platja deserta, mentre desapareixíem lentament.
L’ajudant del mag va treure el vel i allà seguíem, morts de fred.
El públic amb raó emprenyat reclamava que li tornessin els diners. 
El productor abraçava la cartera i deia “paciència, senyors meus;
les paraules màgiques funcionen però aquest parell desapareixen lentament”.
El del teatre demanava calma dient “tranquils, res és tan pur ni net;
les paraules màgiques funcionen, però aquest parell desapareixen lentament”.



10. DESAPARECÍAMOS LENTAMENTE


Entré en la fiesta, el anfitrión me presentó a los invitados.

Grité “he venido a empezar de cero”, me acomodé en un sofá.

Desde la ventana se veía el parque donde se aburrían unos adolescentes.
Pensé ¿dónde duerme?, ¿qué verá cuando se levante? Mientras desaparecíamos lentamente.
Me compré un saldo de trompeta, ensayábamos todas las noches.
Estaba bien tocar, pero prefería pelearme con los vecinos.
Ahhh, mirad, un E Mayor volando, escapándose por encima del patio de luces.
Le escribí alguna canción, ¿y qué? Mientras desaparecíamos lentamente.
Subí a un árbol con la ambición de ver el Llobregat.
Las ramas eran corvas y del peso se tumbaron, se torcieron.
Las chicas jóvenes de la villa se me quedaron mirando desde lejos, riendo.
Ahhh, la vida podía ser difícil mientras desaparecíamos lentamente.
Encontré una mujer, alquilamos un apartamento cerca de Gavá.
Qué fuimos ella y yo todo aquel tiempo me temo que no os lo sabré explicar.
Nunca le dije qué pensaba el hemisferio más cabrón de mi cerebro.
Una brisa fresca en la playa desierta, mientras desaparecíamos lentamente.
La ayudante del mago quitó el velo y allí seguíamos, muertos de frío.
El público, con razón enfadado, reclamaba que le devolviesen el dinero. 
El productor abrazaba la cartera y decía “paciencia, señores míos;
las palabras mágicas funcionan, pero estos dos desaparecen lentamente”.
El del teatro pedía calma diciendo “tranquilos, nada es tan puro ni limpio;
las palabras mágicas funcionan, pero estos dos desaparecen lentamente”.


11. QUIN DIA FEIA, AMICS...
Quin dia feia, amics... Quin dia feia, amics...
La dolça Adela va venir amb el mapa d’un lloc nou per descobrir,
amb les claus d’una moto que ens deixava el seu veí.
Quin dia feia, amics... L’Adela deia “sóc aquí 
per rodolar entre la civada i tocar-nos fort en el molí
comptant ocells que migren, fugint d’un país trist!”.
Quin dia feia, amics, no n’heu vist molts així,
i l’Adela volia passar-lo amb mi! 
I vaig girar-me i li vaig dir
que seria divertit,
i vaig girar-me i li vaig dir
“que bucòlic i bonic”,
i vaig girar-me i li vaig dir
“la propera, clar que vinc”,
i vaig girar-me i li vaig dir
i vaig girar-me i li vaig dir: 
“Ara no m’interrompis! 
No veus que estava inspiradíssim escrivint-te una cançó?
Ja s’aclarien els contorns d’un gran tema pop-folk
que congelarà per sempre això tan especial 
que hi ha entre els dos, que hi ha entre els dos.
Ara no m’interrompis! 
No veus que estava inspiradíssim escrivint-te una cançó?
Ara que encarava un vers per rimar amb els teus cabells, 
ara que quasi es pot sentir l’olor de la teva pell
en el paper, en el paper...”

11. QUÉ DÍA HACÍA, AMIGOS...
Qué día hacía, amigos...
Qué día hacía, amigos...

La dulce Adela vino con el mapa de un lugar nuevo por descubrir,

con las llaves de una moto que nos dejaba su vecino.

Qué día hacía, amigos... Adela decía “¡estoy aquí 
para retozar entre la cebada y tocarnos fuerte en el molino
contando pájaros que migran, huyendo de un país triste!”
¡Qué día hacía, amigos, no habéis visto muchos así,
y Adela quería pasarlo conmigo!" 
Y me di la vuelta y le dije
que sería divertido,
y me di la vuelta y le dije
“qué bucólico y bonito”,
y me di la vuelta y le dije
“la próxima vez, claro que voy”,
y me di la vuelta y le dije
y me di la vuelta y le dije: 
“¡Ahora no me interrumpas! 
¿No ves que estaba inspiradísimo escribiéndote una canción?
Ya se empezaban a ver los contornos de un gran tema pop-folk
que congelará para siempre eso tan especial 
que hay entre los dos, que hay entre los dos.
¡Ahora no me interrumpas! 
¿No ves que estaba inspiradísimo escribiéndote una canción?
Ahora que me enfrentaba a un verso que rimaría con tu cabello, 
ahora que casi se puede sentir el olor de tu piel
en el papel, en el papel...”


12. FES-ME PETONS
Surt d’entre la turba, distingeix-te entre els caps;
quan ja siguis a prop, busca’m els ulls;
saluda utilitzant un dels teus trucs;
permet-me sentir el so d’alguna veu
dient el meu nom per primer cop
i fes-me petons, desconegut, fes-me petons,
vine’m a veure amb un somriure misteriós.
Que m’he posat el vestit brodat de flors!
Fes-me petons, fes-me petons.
Sé que vius a les places, les tavernes i els parcs;
agafa’m la mà i juguem al joc
de que podríem arreglar-ho tot,
recorda el so gloriós que fan les veus
dient el teu nom per primer cop
i fes-me petons, desconegut, fes-me petons,
entra al meu dia, mig valent i mig nerviós.
Nota a les mans com em tremola tot el cos!
I fes-me petons, fes-me petons.
Potser ara fa temps que no ha sortit
però ho porto a dins, 
però ho porto a dins, 
però ho porto a dins,
però ho porto a dins, 
però ho porto a dins.



12. DAME BESOS


Sal de entre la turba, distínguete entre las cabezas;

cuando ya estés cerca, búscame los ojos;

saluda utilizando uno de tus trucos;
permíteme oír el sonido de alguna voz
diciendo mi nombre por primera vez
y dame besos, desconocido, dame besos,
ven a verme con una sonrisa misteriosa.
¡Que me he puesto el vestido bordado de flores!
Dame besos, dame besos.
Sé que vives en las plazas, las tabernas y los parques;
cógeme de la mano y juguemos al juego
de que podríamos arreglarlo todo,
recuerda el sonido glorioso que tienen las voces
diciendo tu nombre por primera vez
y bésame, desconocido, dame besos,
entra en mi día, medio valiente y medio nervioso.
¡Nota en las manos cómo me tiembla todo el cuerpo!
Y dame besos, dame besos.
Quizás ahora hace tiempo que no ha salido
pero lo llevo dentro, 
pero lo llevo dentro, 
pero lo llevo dentro,
pero lo llevo dentro, 
pero lo llevo dentro.



13. UN DIRECTIU EM VA ACOMIADAR
Un cop a la setena planta vaig saludar la secretària.
I hauria pogut fotre amb el peu la porta avall,
cridar “he sentit que hem de parlar; doncs parla”.
O dir “em sap greu, però t’equivoques, i del tot,
no has calculat que estic molt boig. En guàrdia! En guàrdia!”.
Quan vaig fer d’home respectable 
que entén que són coses que passen
i un directiu em va acomiadar.
I hauria pogut portar un barret ben divertit,
reptar-lo a un duel i requerir l’espasa,
o estirar-me els cabells, com posseït,
notar-lo ben acollonit, mirant-me, mirant-me. 
Quan acceptava i assentia 
el senyor obedient que porto a dintre
i un directiu em va acomiadar.
Jo l’obeïa i em va acomiadar. 
I aquest va ser el punt i final
d’aquest bell conte al•lucinat 
que ensenyarà, potser, als petits
i distraurà, esperem, els grans.
I aquí s’acaba la funció
el directiu i el nostre heroi 
us saluden, us saluden.



13. UN DIRECTIVO ME DESPIDIÓ

Una vez en la séptima planta saludé a la secretaria.

Y habría podido echar la puerta abajo de un puntapié,

gritar “he oído que tenemos que hablar; pues habla”.
O decir “lo siento, pero te equivocas, y del todo,
no has calculado lo loco que estoy. ¡En guardia! ¡En guardia!”.
Cuando hice de hombre respetable 
que entiende que son cosas que pasan
y un directivo me despidió.
Y habría podido llevar un sombrero muy divertido,
retarlo a un duelo y requerir la espada,
o tirarme de los pelos, como poseído,
notarlo bien acojonado, mirándome, mirándome. 
Cuando aceptaba y asentía 
el señor obediente que llevo dentro
y un directivo me despidió.
Yo obedecía y él me despidió. 
Y este fue el punto y final
de este bello cuento alucinado 
que enseñará, quizás, a los pequeños
y distraerá, esperemos, a los mayores.
Y aquí se acaba la función
el directivo y nuestro héroe 
os saludan, os saludan.





No comments:

Post a Comment

Los resultados nefastos de la posedición

El otro día la agencia global por antonomasia, esa que se lucró tanto tiempo de que trabajásemos con las típicas herramientas de traducción ...